Lo de Carla y Arturo conmigo fue amor a primera vista, desde el primer momento que vi a esta preciosa pareja me enamoré, de la energía que me pasaron, de las ganas que tienen de comerse el mundo, de la sonrisa de Carla, en ese momento, yo ya supe que si inmortalizaba su gran día, sería una de las bodas en las que mejor me lo pasaría y a la vez más a gusto estaría.

Por primera vez fuí a realizar un reportaje de boda a la Basílica de la Mercé, para seguidamente desplazarnos al Castell de l’Oliver, un sitio que no me dejó indiferente.

Una boda cargada de alegría, llantos, emociones y sobretodo energía. Tengo que agradecer también la compañía de Deriman ( https://www.derimansantana.com ) que me echó un cable en esta boda.

Sin más dilación, dadle a la música y disfrutad del reportaje!

 

 

Leave A

Comment